Reuniones navideñas

Es fácil elegir entre una lechuga en bolsa de supermercado y una rechoncha lechuga tierna con tierra todavía, crujiente y aromática de manos de su propio agricultor.
Nos pondríamos de acuerdo rápidamente… tomates con sabor a plástico, teleoperadoras que son máquinas, carne que no sabe a nada.

Pero este modelo artesano desaparecerá si no hacemos un esfuerzo de coherencia y respeto.
Trabajar con producto fresco y perecedero no es fácil. Invitamos a cualquiera que coja el importe de su menú y vaya a un supermercado… comprobará que no recibe lo mismo.
Por eso, para nosotros que somos restaurantes artesanos, las caídas de comensales en los grupos a última hora…SUPONE UN GRAVE TRASTORNO. Destrozamos materias primas, trabajamos absurdamente, gestionamos mal nuestro espacio e imponemos una tara a los comensales que si acuden y tienen que dar la cara ante el desplante.

Vía telefónica a cualquier hora, vía mail…. por favor avisennos si les surge un imprevisto que les impide acudir.
Queremos seguir dedicándonos a esta profesión preciosa, por muchos años, y estos comportamientos tan frecuentes últimamente nos quitan la ilusión y las ganas de trabajar y nos causan daño económico gratuito.

A todos nuestros clientes, GRACIAS POR CONFIAR SUS CELEBRACIONES A NUESTRO PEQUEÑO EQUIPO, ES UN HONOR Y UNA ENORME RESPONSABILIDAD.
GRACIAS TAMBIÉN A LOS ORGANIZADORES POR SU ESFUERZO Y SU PACIENCIA… entre todos haremos que su velada sea un éxito.
Felices fiestas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Los comentarios están cerrados.