Estimados grupos navideños…

Somos un restaurante artesano.

Trabajamos a un ritmo muy exigente, movidos por el producto en un mercado de precios disparado  en estas fechas.

Seguimos en la premisa de mantener nuestros niveles de calidad para nuestros eventos de grupos.

Pero año tras año, venimos comprobando que las mesas que reservan y no aparecen, o la caída de comensales a última hora, nos hace imposible comprar eficientemente, así como gestionar nuestro espacio, y poder ofrecer precios competitivos.

Les rogamos seriedad, atiendan por favor nuestra petición frente a la reserva de plazas, e insistan en que se respete la palabra dada, porque de lo contrario, acabaremos extinguiéndonos en un entorno, cada vez más copado de franquicias y de negocios que descongelan bolsas para darles de comer.

Ayúdennos a cuidar nuestra hostelería tradicional, a proteger lo auténtico y los alimentos frescos y cocinados al momento. Recuerde que exigir calidad nos hace crecer a todos, pero es necesario de su colaboración.

Felices fiestas y gracias especialmente a los organizadores, por su ayuda en cada mínimo detalle.

Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo de Operegrino y Aperegrina.20181119_203007