pensat i fet…no graciñas!

imagen-de-gatos-bonitos-persas-400x301

Pretendemos que nuestros peregrinos sigan siendo locales pequeños, artesanos, donde se cocina todos los días y se disfruta de la buena materia prima y el servicio cercano.

Últimamente, quizá debido al abuso del smartphone, estamos sufriendo informalidades graves en las reservas de mesa, por ello les rogamos que nos ayuden a que reservar una mesa  siga siendo ventajoso para nosotros  (porque trabajamos con producto perecedero y es esencial poder estimar bien la demanda), y para ustedes: para que tengan la tranquilidad de que su mesa estará esperándoles.

ROGAMOS Puntualidad en la hora de entrada, y si hay retrasos  notables, por favor avísennos. De lo contrario, si necesitamos la  mesa para clientes que la demanden haremos  uso de ella.

Especial hincapié en los grupos: porque  fallar a una cena es asumible por mil motivos, pero no cuesta nada avisar.   De esta forma, nosotros montamos  bien la mesa, gestionamos  mejor el espacio y los comensales que SÍ acuden; no tienen que pedir disculpas en nombre de otros. Más de dos comensales que no acuden y no se nos avisa, resulta gravoso, y nos plantearemos cobrar las plazas que no hemos cubierto.

Recibimos sus reservas por teléfono, pero en días de mucho volumen, y por respeto al servicio, durante el turno conectaremos un buzón, para poder devolverles la llamada.

Gracias por permitirnos trabajar en este oficio apasionante, con una sonrisa.